TRABAJO VERSUS EDAD

Todos sabemos lo difícil que es encontrar trabajo a temprana edad, principalmente por la inexperiencia laboral que poseen la mayoría de los jóvenes. Sin embargo, después de los 40, pese a la larga práctica, también es un momento muy arduo para buscar un empleo.

Bastante común es encontrar avisos que requieren personal no mayor de 40 años o a partir de los 28. Y es que están en juego la menor experiencia que tienen los jóvenes contra la edad y larga trayectoria que poseen los adultos.

La situación parece bastante contradictoria, más aún si se piensa que mientras mayor edad posea el empleado mayor será su experiencia y a menor cantidad de años será bastante enérgico para así demostrar sus capacidades.
Asimismo, en muchos casos no tendrá problemas familiares que puedan interferir en su empleo como por ejemplo los hijos, quienes demandan tiempo, sobre todo si estos son pequeños.
Sin embargo, esta situación es un hecho, lo que quiere decir que al parecer la etapa más próspera para encontrar un empleo está entre los 28 y los 35 años, ciclo en que la experiencia y la edad están en equilibrio.
Y es que a mayor práctica profesional el sueldo aumenta, por lo que tener un trabajador que no cuente con largos años de trayectoria, lo que no quiere decir que no la tenga, significa menores gastos para determinada entidad.
Los casos de Enrique y Mariela reflejan las dos caras de una situación que se puede presentar cuando los trabajadores buscan un empleo. Por un lado, la inexperiencia del joven y por otra, la edad del adulto.
El primero es un joven que salió de la Universidad hace dos años, pese a haber sido un buen estudiante y tener un magister, aún no ha encontrado trabajo, la razón principal, su inexperiencia laboral.
Enrique asegura que el escenario que se da cuando un joven busca trabajo es bastante injusto, más aún si se piensa que el haber salido de la universidad con honores, además de su especialidad, son factores que no se toma en cuenta.
Es decir, para el joven se puede haber sido un estudiante sin mayores capacidades en los años de estudio. Sin embargo, si tiene experiencia laboral, puede quedar en un puesto de trabajo.
Por otro lado, Mariela, de 40 años, quedó cesante hace unos meses, ya que la empresa en la cual trabajaba se vio obligada a realizar una reducción de personal debido a la caída en las utilidades.
Desde ese momento se ha dedicado a tocar puertas para seguir trabajando. No obstante, y pese a su gran experiencia, la edad le ha jugado en contra. Según Mariela, sus años de experiencia significa un mayor gasto de remuneración y ese es el motivo por el que no la contratan.
Podemos darnos cuenta que la inexperiencia, la edad y la larga trayectoria que pueda tener un trabajador son factores que inciden directamente en su contratación. Y es que a la hora de buscar empleo hay bastantes contradicciones.
Cita: www.empleo.universiablogs.net
Gracias por compartir >Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *